Capadocia tierra de leyendas que se abre al visitante
Formaciones rocosas en el paisaje de Capadocia

Turquía es uno de los países más místicos y exóticos del planeta. Su historia, llena de leyendas, fantasía, arte, gastronomía y paisajes que causan asombro, contribuyen a su aura llena de magia y encanto. Y esto nunca es más cierto que en la región conocida como Capadocia, ubicada en la Anatolia central, abarcando 9.576 hectáreas y las provincias de Kayseri (este), Aksaray (oeste), Niğde(sur) y Nevşehir (centro). Este lugar ha inspirado a cantidad de creadores de la letra y la pintura, para crear obras épicas situadas en sus parajes, lo cual también ha aumentado el interés turístico de los cientos de miles de visitantes que se acercan cada año.

Históricamente, Capadocia es una zona muy rica, nacida de erupciones volcánicas que dieron forma al territorio. Fue cuna y hogar de civilizaciones milenarias como los Hititas, Frig, Com, Bizantinos, Selyúcidas y Otomanos. Igualmente, formó parte del Imperio Romano. Más tarde, con la llegada de los cristianos, quienes en su huída se establecieron en ciudades subterráneas que forman extensos laberintos  bajo el suelo, con ingeniosos mecanismos de chimeneas y corredores, que aún hoy son de gran interés para viajeros e investigadores.

El Museo al aire libre de Goreme, el valle de Pasabagi y el pueblo troglodita de Cavusin, son todas paradas turísticas casi obligatorias para quien visite la zona. Recorrerla por tierra o desde el aire, a bordo de un globo aerostático, es una experiencia espectacular para cualquiera.

La artesanía propia de Capadocia es también uno de los aspectos más famosos de este sitio, la alfarería, los textiles y la joyería con piedras semipreciosas, son reconocidas en todo el mundo por su belleza y calidad, por lo tanto son el recuerdo perfecto al regresar a casa.

Relacionados