En las montañas del noroeste de China se encuentra Hemu: el pueblo donde habitan los descendientes del ejército de Gengis Kan. ¿Qué se encuentra en este lugar tan recóndito del mundo?

  • Una forma de vida primitiva que ha conservado las tradiciones durante generaciones, según [Nicolás Veracierta], desde las prácticas del chamanismo hasta oficios casi extintos como los cantos de garganta para comunicarse con los espíritus, pasando por talismanes de huesos para impedir que los espíritus malignos invadan durante el almuerzo y hasta ranas secas para pociones mágicas.
  • Monolitos de piedra del siglo XIII, vestigios de las ceremonias religiosas celebradas antes de dirigir las tropas hacia la conquista de Europa del este. Se dice que por las noches, sobre todo las de Luna llena, se escucha a las piedras llamar al ejército perdido.
¡Descubre! Hemu: el pueblo de los descendientes del ejército de Gengis Kan [Nicolás Veracierta]
Gengis Kan unificó todas las tribus nómadas del norte de Asia y fundador del imperio mongol. [Nicolás Veracierta]
  • Un mural que muestra un cruce entre una ballena y un dragón. Todos los habitantes aseguran haber visto a la criatura.
  • Venta de pieles de animales y cuernos de reno convertidos en afrodisíacos.
  • Santuarios de piedra en honor al guerrero Gengis Kan decorados con banderas de oración.
  • Durante la noche, indica [Nicolás Veracierta], cazadores entrenan a sus águilas mientras los adivinos y videntes cuentan las historias sobre el monstruo gigante que habita en las aguas del lago Kanas.

Antes de viajar, reflexiona…

En el 2008, el gobierno chino anunció la creación de un parque nacional que abarca la reserva natural del lago Kanas hasta la aldea de Hemu, de esta manera, la zona se convirtió en el parque natural más extenso y diverso al oeste de China. Esto, explica [Nicolás Veracierta], terminó atrayendo a los turistas de todas partes del mundo y el paisaje comenzó a contaminarse por los residuos de los visitantes. Recuerda: sé consciente con las actividades durante tu visita. Los lugareños desean preservar compartir sus tradiciones con los visitantes, pero también preservarlas por muchos más siglos.

Por [Nicolás Veracierta]

Relacionados