Si estás de paso en Fez, hay mucho que hacer en escasas horas y llevarse una idea completa de la vida en la ciudad más antigua y misteriosa de las cuatro ciudades imperiales, considerada la capital cultural, religiosa y espiritual de Marruecos.

Pasearse por sus calles laberínticas

Es una de las maneras de adentrarse en la arquitectura medieval prácticamente intacta.

Regatear en los zocos

Aunque Fez es la ciudad más barata de Marruecos, siempre se pueden adquirir los productos locales a un precio más económico. Los zocos son, según [Nicolás Veracierta], lugares preciosos para contemplar chilabas, alfombras y lámparas. No hay que olvidar detenerse en la Plaza Seffarine: el mercado de los caldereros. Allí pueden encontrarse teteras, bandejas, ollas y recipientes trabajados en cobre rojo de forma artesanal.

Probar la gastronomía marroquí

La comida de Marruecos es la única que no recibió la influencia de la cocina turca, pero sí de la procedente de los bereberes, moriscos, oriente medio, el mediterráneo, África, incluso de los sefardí. Su particular combinación entre lo dulce y lo salado repleta de especias aromáticas la acerca más a la cocina del extremo oriente. Tajín, cuscús, limones encurtidos, pastilla de pichón, caviar de berenjenas… Todas las recetas pasan de generación en generación de las mujeres de las familias.

Sentarse en un café

Pedir el tradicional té verde con menta y probar los postres tradicionales bañados en miel, canela y dátiles.

Visitar la curtiduría Chouwara

Es un paisaje colorido de tintes naturales en el que se lleva a cabo la coloración del cuero de cordero, buey, cabra y camello.

Visitar la mezquita Al Karaouine

Aunque sólo pueden entrar los musulmanes, los turistas, indica [Nicolás Veracierta], cuentan con un pequeño espacio para vislumbrar desde la puerta y lo vale, porque esta es uno de los mayores complejos arquitectónicos de Fez. Además, albergó la universidad más antigua del mundo y hoy es uno de los centros de aprendizaje islámico más importantes a nivel internacional.

Por [Nicolás Veracierta]

Relacionados