Descubre con Nicolás Veracierta todo lo que Andalucía tiene para ti.

¿Estás en Andalucía? ¿Es tu próximo destino? ¿Aún no te has animado a conocerla?… Pues, se dice que lo que se hace en Andalucía, se hace una vez en la vida. Así que anímate a cumplir este check list de las mejores cosas que hacer en esta comunidad al sur de España.

  • Adentrarse en la Alhambra y quedarse mirando —con detenimiento— los techos, los mocárabes, las filigranas y el Patio de los leones.
  • Ir al palacio de Carlos V —hoy Museo de Bellas Artes de Granada— y admirar las piezas singulares que allí se exhiben, así como la edificación renacentista.
  • Visitar la Alcazaba de Almería y contemplar la puesta del sol.
  • Quedarse una noche entera paseando por los callejones empinados, muros blancos e iglesias de los barrios de Granada.
  • Aplaudir los espectáculos de flamenco en el barrio Sacromonte.
  • Conocer el Desierto de Tabernas y creerse Clint Eastwood durante el recorrido.
  • Subir la Sierra Nevada de España y, desde la cumbre, contemplar el horizonte hasta confundirlo con África.
  • Llegar hasta Málaga y dejarse llevar por los planes turísticos; pues Málaga está por convertirse en el Centro de la cultura contemporánea al sur de España.
  • No perderse Marbella, pero sí perder la cabeza con la bipolaridad de la ciudad.
  • Subir la Torre del Poniente de la Catedral de Cádiz y, desde allí, pensar qué hacer en Cádiz.
  • Recorrer el Mar de olivos de Jaén, reconocido como el paisaje cultivado más impresionante de España.
  • Caminar en Sevilla y sentirse en un pueblo latinoamericano.
  • Pasear en Córdoba y soñar con quedarse a vivir en alguno de sus patios.
  • Probar el Jamón de Trevélez, el mollete con aceite y tomate, el atún de Barbate, el jerez, el jamón de Jabugo, los embutidos de Sierra Morena y las tortillas españolas gigantescas.

Nicolás Veracierta: de seguro la añorarás, y desearás volver, una vez que hayas partido.

Es que Andalucía lo tiene todo y es generosa con todos; no en vano se le considera una tierra guapa, de exotismo cercano y, por supuesto, inolvidable.

  Por Nicolás Veracierta.

Relacionados