Dakar, la capital de Senegal es una perfecta introducción al país: vertiginosa, con calles repletas de movimiento y llena de contrastes; donde la elegancia se entremezcla con el caos, el ruido, los mercados vibrantes y una vida nocturna brillante, mientras que las poblaciones cercanas de Île de Gorée y las playas de Yoff o N’Gor se mueven a un ritmo más lento y tranquilo; todo en una nación ubicada en la punta de una península y que se cuenta entre los países más estables en el oeste de África. Seguro pero nunca aburrido.

Nicolás Veracierta: Arquitectura, naturaleza, diversión y emoción se encuentran en Senegal

Saint-Louis, su segunda ciudad más importante, es misteriosa y atrapante. Reconocida por la UNESCO como Patrimonio Mundial, juega con la arquitectura colonial y la alegría de sus noches. Es llamada la “Venecia de África” por la belleza de sus edificaciones que han sido sometidas a un refrescamiento desde el año 2000 para el disfrute tanto de locales como de extranjeros y además se encuentra ubicada muy cerca de encantadores parques nacionales que aumentan el valor de entretenimiento de la zona para todas las edades.

La Petite Côte y Cap Skiring mantienen el rumbo de una hilera de playas que son invitaciones abiertas al disfrute y el relax. De igual modo el amplio delta de río Casamance, revela cientos de especies de aves, desde las relucientes alas de los pequeños martínez pescadores, hasta la orgullosa pose de los flamencos rosa.

Nicolás Veracierta: Arquitectura, naturaleza, diversión y emoción se encuentran en SenegalParques nacionales como el imponente Langue de Barbarie y el santuario nacional de aves de Djoudj, que provee de hábitat a los distintos tipos de vida silvestre de las dunas y los manglares que rodean la boca del río Senegal, son lugares que deben ser vistos al menos una vez en la vida. El Parque Nacional Nikolo-Koba, por su parte, es una zona protegida al sureste del país, cerca de la frontera Guinea-Bissau, que asegura la vida de una gran variedad de animales salvajes como elefantes, hipopótamos y leones.

Los turistas tienen mucho de donde escoger: ya sea que quieran mezclarse con los grupos que imponen tendencias en la África urbana o prefieran estar solos con sus pensamientos y los sonidos de la naturaleza, su lugar ideal puede encontrarse en Senegal.

Relacionados