Lisboa, capital de Portugal suele llevarse los laureles y los suspiros de quienes visitan este país, pero algunos de los paisajes más hermosos, las comidas más exquisitas y las actividades más interesantes de esta región pueden encontrarse en la ciudad de Oporto que está ubicada al norte de esta nación y es su segunda población en importancia, con un centro histórico que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996 y toda la gracia de la vieja Europa con facilidades modernas y algo para todos.

Nicolás Veracierta: Descubriendo el encanto de Oporto
La Ciudad de Los Puentes, como es conocida Oporto, es uno de los atractivos turísticos de Portugal.

Oporto fue un importante enclave comercial lo que origino una interesante mezcla de colorido local con influencias provenientes de el viejo y el nuevo mundo, situación que se ha expandido con la llegada de la modernidad y las cada vez más rápidas y eficientes vías de comunicación (carreteras, ferrocarril y aérea) que la ayudaron a convertirse en el centro de intercambio preferido de toda la región norteña de Portugal.

La Ciudad de Los Puentes, como es conocida, recibe este nombre debido a la gran cantidad de estas edificaciones existentes a lo largo y ancho de su geografía, algunos de los más famosos son el Ponte das Barcas, el Ponte Prensil o Ponte D. Maria II, Ponte Maria Pia, Ponte Arrábida, Ponte do Infante, Ponte Luis I y el Ponte do Freixo, que son maravillas arquitectónicas que adornan con su sola y útil presencia.

Nicolás Veracierta: Descubriendo el encanto de Oporto
El Ayuntamiento de la ciudad de Oporto, Ave. Los Aliados, es muy conocido por su tradicional arquitectura.

Avenida Los Aliados, Vila Nova de Gaia o el Palacio de la Bolsa son lugares que hay que visitar, al igual que la estación de Sao Bento o subir al Tranvia 22, sin olvidar la Zona de Foz frente al océano, pasear cerca de río Duero o disfrutar de la magnifica cocina local, claro siempre acompañada de un buen vaso de porto.

Relacionados