Si aún, en medio de febrero, sufres los estragos del pasado Blue Monday piensa en la felicidad que te producirán estos países con tan solo visitar uno de sus destinos exóticos. Para Nicolás Veracierta, cada uno de estos destinos regala una maravillosa experiencia.

  • Kyoto, Japón: para contemplar un espectáculo natural

A principios de abril, comienza el florecimiento de los cerezos. El canal de Okazaki se convierte en un sendero que pasa por debajo de un túnel de flores rosadas que duran escasos días.

  • Bruselas, Bélgica: para comer el mejor chocolate del mundo

Ya conoces todos los beneficios del chocolate para el cerebro, pero debes conocer Mary Artisan Chocolatier: la casa chocolatera de casi un siglo de antigüedad. Su reputación de trabajar con estándares altos y exactos sigue intacta en sus bocados con caramelo, pralinéspasta de almendras y licores.

  • Bangkok, Tailandia: para relajarse y rejuvenecer

El Health Land Spa & Massage ofrece una experiencia mágica para liberar energías pesadas a través de masajes con técnicas tradicionales tailandesas y tratamientos rejuvenecedores en viejas casas señoriales –de las pocas que aún se conservan entre las torres modernas de la ciudad-. Todos sus terapistas son profesionales.

  • Owensboro, Kentucky, EEUU: para comer mejor que en casa

El Moonlite Bar-B-Q que comenzó como un pequeño restaurante de apenas treinta sillas a la orilla de la carretera es hoy un destino capaz de albergar a 350 personas ansiosas de comer el mejor cordero ahumado de los EEUU. Todos sus platos siguen siendo de preparación casera porque este lugar sigue siendo un negocio familiar.

  • Chicago, EEUU: para vivir la alegría del béisbol

El Wrigley Field es uno de los dos estadios de béisbol de la vieja escuela en los EEUU. Las gradas están cerca del campo, los jugadores están a escasos pasos y los perros calientes, cervezas y helados italianos saben mejor gracias a la brisa del lago Michigan.

  • Copenhague, Dinamarca: el país más feliz del mundo

Por tercera vez, Dinamarca es el país más feliz del mundo según el Informe sobre Felicidad Mundial de la Organización de la Naciones Unidas. La razón: el equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Es en Nyhavn, el viejo puerto de Copenhague, donde los daneses experimentan mejor la vida gracias a su seguridad, restaurantes y música.

Relacionados