China y Corea han influido en el desarrollo de Fukuoka como ciudad, el contraste de una ciudad “joven” con más de 2000 años de tradición. Edificaciones modernas y ecológicamente amigables, junto a templos y palacios que datan de los primeros años de su fundación, el amor por las celebraciones y fiestas de sus habitantes, que a su vez se desarrollan en uno de los más importantes centros profesionales del país, le da a esta región un aspecto y sensibilidad única.

Fukuoka, exótica mezcla de ayer y hoy

Fukuoka es la ciudad más importante y poblada de la isla Kyushu, ubicada en Japón, además de ser una de las entidades con mayor cantidad de habitantes en toda la nación. Sin embargo, se ha ganado el puesto número 10 de las localidades con mayor calidad de vida en el planeta, según un informe de la Revista Monocle en el 2013.

La historia de esta ciudad está marcada por ser la puerta de entrada a Japón de la mayoría de los occidentales, así como de la propia cultura asiática, se le considera como la cuna de esa mágica, intensa y milenaria red de tradiciones y modernismo que es la civilización japonesa, característica que se hace irresistible a los visitantes.

Fukuoka, exótica mezcla de ayer y hoy

Shofuku-Ji, Tocho-Ji y Sumiyoshi son templos que encierran gran significado para quienes viven en la ciudad, más allá aún de su concepto religioso, son lugares donde el pasado se encuentra con el presente, un recordatorio de sus raíces que se confrontan con los grandes rascacielos y modernas edificaciones.

Nakasu, un distrito completo dedicado al esparcimiento, es uno de los lugares a visitar sin duda, atravesado por el río Naka, es uno de los puntos de encuentro de propios y extraños que desean relajarse luego del trabajo o disfrutar de la gastronomía, la música y los brillantes colores.

Relacionados