Vietnam ha merecido distintas opiniones con el pasar del tiempo, algunas positivas y otras negativas debidas a su tormentosa historia política desde hace décadas. Pero durante los últimos años, esta nación del Sudeste Asiático se ha venido haciendo un nombre en el mundo gracias a sus parajes encantadores, tradiciones coloridas, gastronomía inigualable y las experiencias que brinda a sus visitantes; esto es especialmente cierto en su capital, Hanói, la cual no sólo ha recibido grandes y merecidos reconocimientos como destino turístico, sino que ha visto incrementarse la cantidad de viajeros que arriban a sus fronteras.

Hanói es la segunda población más grande del país, antecedida únicamente por la ciudad de Ho Chi Minh; esta capital cuenta con unos aproximados tres millones de habitantes, y cubre una extensión de 921 kilómetros cuadrados. Ha recibido muchos nombres desde antes su fundación, como Kecho, al que siguieron Tống Bình, Long Đỗ y Đại La, y en el año 1010 fue establecida bajo el apelativo de Thăng Long o “Dragón que levanta el vuelo”, nombre que aún se usa de manera literaria.

Hanói, un tesoro escondido en Asia
Van Mieu o Templo de la Literatura en Hanói, Vietnam.

Van Mieu y Ngoc Son son templos espectaculares, igual que el Mausoleo de Ho Chi Minh es una parada ineludible. Asimimso, un recorrido por la famosísima pagoda Tran Quoc, o también darse una vuelta por el Río Rojo o el lago Hoan Kiem son de igual forma maravillosas maneras de disfrutar este lugar.

TripAdvisor colocó a Hanói en su lista de los 10 destinos turísticos más atractivos del mundo para el año 2014, y no ha hecho más que crecer desde entonces.

Relacionados