Arica, Parinacota, Tarapacá y Antofagasta son las regiones que componen el llamado Norte Grande de Chile, una zona conocida por sus contrastes, cultura, historia y riquezas que la hacen interesante a los miles de visitantes que se atreven a disfrutar del desierto de Atacama, el más seco del mundo, y que también conjuga algunas de las vistas más hermosas del planeta, así como un potencial turístico digno de ser descubierto por aquellos que buscan aventuras diferentes y que recordarán por siempre.

Nicolás Veracierta: La compleja belleza del desierto del Norte Grande de Chile

El desierto de Atacama es conocido como la capital arqueológica de la nación con grandes muestras de las civilizaciones originarias representadas en los diversos museos y sitios de importancia para excavaciones de este tipo; además en esta zona también se encuentran algunos de los observatorios más importantes del país, como Cerro Paranal y Proyecto Alma lugares de grandes descubrimientos en esta área y que convierten este lugar es uno de los favoritos para el turismo científico.

Nicolás Veracierta: La compleja belleza del desierto del Norte Grande de Chile

San Pedro de Atacama, Valle de la Luna, el Salar de Atacama, los Géiseres de El Tatio y fuentes termales como las de la Mamiña son algunos de los puntos más especiales a visitar en el área; los Geoglifos de Cerro Pintado y los Pukarás de Quitor y Lasana o las reservas naturales como las encontradas en el Parque Nacional Pan de Azúcar y el Parque Nacional Fray Jorge son paradas imprescindibles que deben incluirse en el itinerario.

Las playas cálidas y relajantes de la zona y los viñedos de Copiapó y La Serena se traducen en disfrute y descanso, todo aunado a una infraestructura turística y hotelera preparada para recibir viajeros de los más distintos gustos y necesidades.

Relacionados