Es fácil darse cuenta de que hemos llegado a Venecia: apenas salimos de la estación de tren, nos encontramos con un enorme canal, con edificaciones con muchos colores, con barcos de pasajeros que van a un lado y otro, y con gran movimiento de visitantes. De golpe estás ahí, en esa ciudad que siempre quisiste conocer, y no te queda otra que que preguntarte cuánto tiempo te va a tomar entender cómo moverse por la ciudad. Es que la Venecia histórica es una ciudad sin autos y con calles estrechas, y que sólo se puede recorrer por los canales y en vaporetto.

¿En qué momento del año conviene ir? Si tenemos en cuenta el tema de la temperatura sobre todo, primavera y otoño son muy buenas épocas. El verano tiene dos problemas: es temporada alta, por lo que la demanda de hotelería y servicios es muy alta, y además hace bastante calor. El invierno es muy frío, así que si no les gustan las temperaturas muy bajas mejor planifiquen la visita para otro momento del año.

Nicolás Veracierta recomienda: Venecia: una guía para tu primera visita a la ciudad

Canal Grande, Venecia, Italia

Transporte

Para quienes viajamos desde el sur del mundo, la forma más habitual de llegar a Italia es vía el aeropuerto Fiumicino de Roma. Desde allí hay conexiones para toda Italia, aunque si vuelan desde otros lugares de Europa también van a encontrar otras opciones en vuelos hacia Venecia. De paso, pueden chequear vuelos no tan caros, ya que hay una amplia oferta de vuelos de aerolíneas de bajo costo. En todo caso, el viaje en avión desde Roma a Venecia es de apenas una hora. Pero si están paseando por Italia, una buena opción es el tren, que les permite combinar el viaje a Venecia con otras ciudades como Pisa o Florencia.

La mayor parte de las líneas aéreas vuela al aeropuerto Marco Polo, que se encuentra ubicado a unos 8 kilómetros de la ciudad, y tiene una buena conectividad con la ciudad. Hay buses hacia la estación de tren que conecta luego a Venecia, o hacia Piazzale Roma, un tradicional hub de micros de Venecia. Se trata de un viaje que, depende de la compañía que contraten, puede tomar entre 20 a 30 minutos, por un costo de alrededor de 8 euros. Si quieren ir directamente al centro histórico lo pueden hacer vía ferry, que cuesta alrededor de 15 euros, o taxi acuático, algo que sólo tiene sentido para grupos grandes, ya que se cobra por viaje y éste cuesta más de 100 euros. Atención: los vuelos de varias aerolíneas de bajo costo se hacen hacia el aeropuerto de Treviso, que está situado a unos 40 kilómetros de Venecia. En este caso hay menos opciones; van tener que tomar un bus que puede tardar alrededor de 40 minutos, por precios que van de los 10 a los 15 euros. Los van a dejar en Piazzale Roma o en la estación de tren de Mestre.

Para moverse por Venecia lo fundamental es comprar la tarjeta para trasladarse en los vaporetto, que son los barcos de pasajeros que hacen las veces de transporte público en esta ciudad sin calles. Las dos líneas que más se usan en Venecia son la 1 y 2. En ambos casos hacen el recorrido completo del Gran Canal, pero la 2 tiene menos paradas y es más rápida. Si tienen dudas sobre si el vaporetto se detiene en la parada donde deben bajar, opten por la línea 1 hasta que tengan mejor información. Si desean llegar hasta la isla de Murano, pueden tomar las líneas 41 y 42. Por último, las líneas N y LN son las que van a las islas de Burano y Torcello. La tarjeta para usar los vaporettos se puede comprar en las estaciones con más público, y cuestan 20 euros por día, 30 euros por dos días, 40 euros por 3 tres días y 60 euros por 7 días. Ese ticket permite viajes imilitados en todos los recorridos de vaporetto de la empresa ACTV y en los buses Lido que van hacia la parte continental. Ojo: no incluyen viajes hasta el aeropuerto Marco Polo. Si quieren usarla para ese fin, tienen que sumar 12 euros por los viajes ida y vuelta. En las distintas paradas hay que pasar las tarjetas por unas lectoras electrónicas al subir y bajar. Hay mucha revisión de pasajes y es bastante común ver inspectores controlando los pasajes. Hay tickets un poco más económicos para menores y jóvenes hasta 29 años.

Nicolás Veracierta recomienda: Venecia: una guía para tu primera visita a la ciudad

Canal Grande, Venecia

Qué hacer en Venecia

Hay muchas cosas para hacer en Venecia, pero la principal es la más simple: caminen todo lo que puedan. La ciudad es un interminable sucesión de calles angostas y en donde van a descubrir todo tipo de cosas interesantes. No van a dejar de cruzar puentes, de entrar de golpe a lo que parece un gran patio detrás de una serie de casas para luego retomar la calle, y salir a otra zona totalmente diferente. Incluso si la estadía es corta pueden aprovechar para dedicar al menos un día a la caminata y conocer mejor la ciudad.

Seguramente cuando piensan en formas de recorrer Venecia enseguida se les viene a la mente la imagen de las góndolas. Esta forma de recorrer canales en la ciudad es extremadamente conocida. Pero si tienen pensado tomar una mejor que preparen la billetera. Hay tarifas oficiales para los paseos en góndola, que van de los 80 a 100 euros de acuerdo al horario. La idea de la mayoría es hacerlo de a dos, en un paseo más de tipo romántico, pero tengan en cuenta que pueden viajar hasta seis personas en cada una y que el precio es por góndola, no por persona. En las zonas cercanas a Piazza San Marcos, por ejemplo, les pueden pedir de entrada precios más altos. Queda en ustedes regatear o buscar otro gondolero.

Piazza San Marco es la parte más popular del centro histórico. Esta plaza cerrada está justo enfrente de la Basilica y en ciertas épocas se la puede encontrar parcialmente inundada. De día es hermoso, pero de noche es simplemente espectacular, gracias a la iluminación de los edificios circundantes. Junto a la plaza hay una serie de cafés realmente muy lindos para visitar, pero que deben estar entre lo más caros del mundo. La consumición mínima arranca en los 10 euros por lo menos. Y ya que estamos, no se pierdan entrar a la Basilica y conocer su espectacular interior. De acuerdo a la época en que visiten la ciudad, pueden encontrar largas filas para ingresar. Junto a la plaza también está el famoso Palazzo Ducal, que fue la sede de gobierno de la ciudad de Venecia durante casi un milenio. Hoy se puede visitar buena parte del palacio, desde el Puente de los Suspiros hasta algunas de sus habitaciones mejor decoradas. La entrada cuesta 19 euros. Por último para esta zona, y si les interesan las vistas panorámicas de toda esta parte de Venecia, pueden subir al Campanile, que tiene casi 100 metros de altura. Cuesta 8 euros la entrada.

Una de las visitas más populares en Venecia es la isla de Murano. Mundialmente famosa por la calidad de su vidrio artesanal, los tours que encontrarán allí justamente se concentran en ese tema. Hay un Museo del Vidrio, además de varias fábricas especializadas. Y ya que estamos con las islas: aunque implica salir de los recorridos centrados en el Gran Canal, vale la pena, y mucho, visitar las islas de Torcello y Burano. Ambas tienen una arquitectura sorprendente y colorida, y son espacios fantásticos para caminar.

Uno de los temas que van a conocer mejor cuando visiten Venecia: prácticamente todos los que trabajan en la ciudad en realidad viven del lado del continente, en Mestre, y llegan todos los días en bus o tren, ya que se encuentra muy cerca. Por lo tanto, si están un poco cortos de presupuesto y prefieren buscar alternativas un poco más económicas de alojamiento, en ese caso chequeen por hoteles en Mestre.

Uno de los primeros viajes para hacer por la ciudad es, justamente, realizar los recorridos completos de los vaporettos, en particular la línea 1 y 2, que van por el Gran Canal. Así, por ejemplo, pueden tener una gran vista de los hermosos puentes que cruzan esta vía de comunicación. El más famoso de ellos es el Rialto, que pueden visitar luego.

En febrero y marzo, depende el año, es el momento del Carnaval en Venecia. Aunque sus antecedentes se remontan a varios siglos atrás, durante mucho tiempo no se realizó por distintas prohibiciones. Desde la década del ‘70 se retomó la costumbre de hacerlo y recuperar su particular uso de las máscaras. En los meses en que se realiza hace bastante frío en la ciudad, así que vayan preparados. También es una época con mucha demanda de hotelería, así que reserven con tiempo.

Si les interesa el tema del arte, una excelente opción es visitar la Galería de la Academia, donde van a encontrar una excelente pinacoteca de pintores italianos clásicos, como Tintoretto y Tiziano. En los meses más turísticos hay largas filas, así que lo mejor es comprar el ticket por Internet. La entrada sale 6,5 euros más 1,5 euros por el servicio si la adquieren de manera online.

Nicolás Veracierta recomienda: Venecia: una guía para tu primera visita a la ciudad

Basilica de Venecia

Suscribete a TravelMonday, el newsletter semanal de Blog de Viajes

Todos los lunes, las tendencias del mercado de viajes más el nuevo contenido del blog

Ver fuente

Relacionados