Tus niños disfrutan de muchas vacaciones, la libra está barata y la última vez no subiste al London Eye. Eso sin contar con ir a un musical en familia. Tienes que volver a Londres, pero esta vez, con tus hijos. No te preocupes, estas en el sitio adecuado. En Muchoviaje.com vamos a darte algunas ideas y recomendaciones para viajar a Londres con niños.

Londres es lo más parecido a un gigantesco espacio multiusos. ¿Que quieres juerga? La tienes. ¿Que vas por negocios y te apetece probar alta gastronomía? Lo puedes hacer (por increíble que parezca). ¿Que en tu familia habéis guardado unos días de vacaciones y os van a caducar? Adelante…

Según te levantes, english breakfast para el cuerpo. Un día cualquiera en esta mega urbe europea merece este homenaje matutino. Al poco de estar por allí entenderás fácilmente por qué los desayunos ingleses son así de contundentes. Es como si desde el plato repleto de beicon, beans, huevos fritos y salchichas, una vocecita te dijera: ¡coge fuerzas, que las vas a necesitar! Dicen que una ciudad se conoce bien pateándola. En Londres, cuidado, mide bien las distancias: tus pies te lo agradecerán. Lo mejor es utilizar mucho el autobús –de hecho, viajar sentado en la planta de arriba te sumerge de lleno en su vida cotidiana– y dejar el pateo para cuando llegues a los sitios elegidos. Aquí va una de nuestras sugerencias si vas a viajar a Londres con niños: Picadilly Circus, que tiene un encanto especial para “las primeras veces”. Eros, el angelote chiquitín subido en lo alto de la columna de este emblemático lugar, no les dejará huella. Lo que sí lo hará –y te agradecerán enormemente años después cuando recordéis este viaje– será el despliegue de pantallas, anuncios, neones, gente, colores, ruido, todo en una mezcolanza de película y como metido en un bucle sinfín. Desde aquí –ahora sí– ya puedes echar a andar. Otro must de Londres es dar un paseo por Regent Street –señorial, elegante, inconfundible–, y entrar en la que sigue sieNicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niñosndo la juguetería más alucinante del mundo: Hamley’s. Verás magoshaciendo juegos
de cartas, alguna bruja, vendedores tirando avioncitos de papel y fantásticas demostraciones en vivo de cualquier juguete. La frase favorita de tus hijos será “Mamá, mira eso, qué guay”.

Después de un paseo junto a masas de turistas por Oxford Street y de visitas rápidas a tiendas que gustan masivamente –Liberty, American Apparel, Marks & Spencer…–, es obligatorio perderse por las callecitas del Soho y comer algo en uno de los muchos restaurantes de la zona. Londres tiene una de las ofertas gastronómicas más exóticas del planeta: es muy fácil comer bien en un japo, en un indio, en un tailandés… O atravesar Chinatown y elegir cualquier restaurante chino de las decenas que hay en sus dos callecitas, Lisle y Gerrard Street. Desde allí, el paseo hacia el mercado de Covent Garden es una goNicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niñoszada. Este lugar es
de nuevo “otra de las cosas que un niño debe hacer en Londres si es la primera vez que viene”. Aparte de realizar unos buenos listenings, te vas a entretener viendo la cara embobada de tus hijos cuando un tipo aco y de torso desnudo –que parece que no siente ese frío que a ti te está matando–, haga malabares con una sierra mecánica, un bolo y una maraca. Eso sin contar las sopranos amateurs que o cian en el mercado cubierto o los funambulistas que hacen equilibrios en un monociclo imposible; y que cada media hora hay un pase semioficial para que otros artistas callejeros demuestren sus habilidades y se ganen unas buenas pounds. Si por algún casual a alguno de tus hijos le entra un apetito irresistible, aquí lo más adecuado es pedirse una jacket potato (patata asada) con maíz y mayonesa, unas pocas cucharitas de plástico y atacar entre varios esa gazuza repentina.

Nicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niños

Otro día, el barrio de Southbank tiene que ser tu destino. Es una de las paradas obligadas si viajas a Londres con niños. En este distrito, en la orilla sur del río Támesis, la Tate Modern ejerce desde hace nueve años como elemento dinamizador y polo de atracción irresistible. EsNicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niñosta antigua central eléctrica reconvertida en gigantesco centro de arte moderno os va a entretener toda una mañana. Su majestuosa entrada sobrecoge y te remite inmediatamente en tu cabeza a cómo debió de ser cuando estuvo en servicio. Para los niños, pide en la recepción los cuadernos gratuitos que tienen para seguir la exposición permanente (pero ojo, acuérdate de llevar lápices de colores, que allí no te los dan). Estos libritos son unas guías entretenidas y didácticas que hacen que los pequeños no se desconecten de la visita.

De tu viaje a Londres con los niños, recuerda, que no puedes perderte el London Eye. Para los padres, lo bueno que tiene esta visita es que queda cerca de la Abadía de Westminster y de las casas del Parlamento y para los hijos, que esta noria te deja el regusto en la boca como el que te deja subir a la Torre Eiffel de París: es una mezcla perfecta de estampa de Londres (Big Ben incluido), pequeño descanso para las piernas y la posibilidad de traerte la mejor foto del viaje. Para evitar las largas colas, puedes comprar la entrada online –algo más cara– con la que sólo tienes que llegar con quince minutos de antelación.

Y por último, el día que no te apetezca salir de South Kensington, resérvalo para conocer dos museos que van a dejar sin aliento incluso al más activo de tus hijos: el de Ciencias y el de Historia Natural. Aquí te puedes tirar el día entero, así que organízate. La entrada al museo de Ciencias bulle de frenética actividad. Escolares con sus carteras, profesores despistados… Recomendamos en este viaje a Londres con niños un recorrido de un par de horas para después descansar con una sesión de cine 3D en el Imax. Casi puerta con puerta está el también centenario museo de Historia Natural. En él, está abierto al público el nuevo  de investigación, cuyo acceso, como el de casi todos los grandes museos de la ciudad, es también gratuito. ¡Seguro que les encanta a los peques!

Nicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niñosEl Centro Darwin es ese descomunal huevo que has visto en casi todos los periódicos. Es un inmenso edificio blanco de ocho plantas en forma de cápsula espacial que alberga cerca de veinte millones
de plantas e insectos. En su interior, el reto consiste en que los niños (y también tú, claro) aprendan biología tocándolo todo con sus manos. En este lugar tus hijos programarán una ruta para recolectar mariposas en Guatemala, descubrirán cómo trabaja una zoóloga y averiguarán si un mosquito puede transmitir la malaria o no. Y todo mediante pantallas táctiles y vídeos interactivos en los que los propios científicos de la casa te van guiando por sus instalaciones. Pero no todo en el Museo de Historia Natural se reduce al Centro Darwin. No tienes que olvidarte pasar por el hall, donde preside el conocido esqueleto de diplodocus. Desde allí ve directo a la Zona Azul del museo, una larga cola te indicará que las galerías de dinosaurios y de mamíferos están cerca. Sé paciente, que la espera merece la pena. Ver modelos a escala real de una ballena azul, de un triceratops o de un tiranosaurio rex y contagiarte de la fascinación que ejercen sobre tus niños no tiene precio.

Y como cierre del viaje a Londres con niños, ¿qué tal un paseo por los KensingtonNicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niños Gardens? Otra vez un buen equilibrio padres-hijos: para los peques, está el parque-homenaje
a la princesa Diana, donde hay un barco pirata gigante y hasta una playa de arena; y para los adultos, un té en el restaurante Orangery, en el vecino Kensington Palace. A las cinco en punto, of course.

 

5 Razones para viajar a Londres con niños 

1 Patinar con tus hijos por la pista de hielo del Museo de Historia Natural es una gran experiencia.

2 Las rebajas de enero, ahora que el euro tutea a la libra. Si necesitas excusa, son estupendas para renovar armarios.

3 Los musicales. Mira la cartelera y elige: hay docenas, todos apetecibles.
Y recuerda que hay sesiones matinales.

4 Caminar en invierno por los inmesos (casi infinitos) parques británicos. Hay rutas guiadas en www.royalparks.org.uk

5 Está lleno de prime- ras veces para tus hijos: Picadilly, las momias del British, el Big Ben, la Tate Modern.

Nicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niños

Si te ha gustado nuestra “mini-guía”, consulta nuestra oferta de hoteles en Londres y elige el que más se ajusta a tu escapada. Disfruta de tus vacaciones en familia con Muchoviaje.com

Nicolas Veracierta recomienda: Viajar a Londres con niños

Ver fuente

Relacionados