Nicolás Veracierta recomienda: Visitar el barrio rojo de Ámsterdam

Por tu seguridad, ve en grupo al barrio rojo

Es probable que en alguna ocasión hayas escuchado sobre el barrio rojo de Ámsterdam, y la verdad es que seguramente gran parte de lo que te contaron es cierto. En esta zona puedes encontrar muchas tiendas de sexo, burdeles, espectáculos en paños menores, tiendas de condones, prostitutas en ventanas rojas y hasta un museo de sexo. Por lo que seguramente tendrás una o más razones para querer visitar el barrio rojo de Ámsterdam, pero ten en cuenta que no es para todos.

En pocas palabras, es un carnaval con prostitutas en las ventanas, bares y cafés lleno de humo. Y contrario a lo que muchos piensan, el barrio rojo de Ámsterdam no es tan peligroso como solía ser. De manera que si quieres satisfacer tu curiosidad solo debes tener cuidado de los carteristas.

Hay dos formas de llegar al barrio rojo. La primera es por tu cuenta tratando de adivinar dónde queda cada cosa y sabiendo bien dónde te metes. La segunda es contratar un tour súper barato que hará que tu visita sea mucho más completa y no te pierdas nada. Lo mejor de ir con tours organizados es que vas en grupos y eso es mucho más seguro.

GRATIS. Antes o después de visitar el barrio rojo puedes hacer un tour gratis en Ámsterdam. Es totalmente gratis pero tienes que reservarlo aquí.

El barrio rojo de Ámsterdam

El barrio rojo es para muchos una de las principales cosas que ver en Ámsterdam. Se trata de un laberinto de calles medievales en el centro de la ciudad, que componen un área conocida por los locales como De Wallen.

Para llegar es fácil, ya que se ubica al sureste de la Estación Central. Más específicamente en los canales paralelos iluminados por neón Oudezijds Voorburgwal y Oudezijds Achterburgwal.

La prostitución en Ámsterdam

A pesar de que la prostitución sea legal en los Países Bajos, no lo es en las calles. Es por este motivo que las prostitutas en Ámsterdam se paran detrás de una ventana y tienen su habitación.

Ten en cuenta que en este lugar se toman muy en serio las cosas. Por lo que debes evitar hacer fotografías o filmar a las trabajadoras sexuales en las ventanas. No solo por respeto, sino porque podrías perder tu cámara.

Actualmente hay más de 290 burdeles con ventanas iluminadas por luces de neón rojas. Y esta industria no genera menos de 650 millones de euros al año.

El punto más famoso para visitar las ventanas con luz roja es el edificio más viejo de Ámsterdam, el Ouda Kerk o Vieja Iglesia del siglo XIV. Cerca de la entrada podrás ver una placa de pavimento de una mano palpando un seno.

En la plaza Oudekerksplein podrás encontrar a Belle, una estatua de bronce de una trabajadora sexual. En ella hay una inscripción que dice “Respeten a las trabajadoras sexuales en todo el mundo”. Muy cerca de la plaza, se encuentra el Centro de Información sobre Prostitución, que es una fuente de información para visitantes y trabajadoras sexuales.

Este centro de información ofrece recorridos informativos por todo el distrito de 90 minutos dos veces a la semana. Pero también venden tours autoguiados por el precio de 3 euros.

Cafeterías

No solo mujeres semidesnudas encontrarás al visitar el barrio rojo de Ámsterdam, sino también cafés muy populares. Se trata de los coffeesshops o cafés de cannabis. Estos cafés los hay en todo el país, pero en el barrio rojo están mayormente concentrados.

Unos de los lugares más populares son Baba y Greenhouse. El cannabis no es legal en los Países bajos, pero poseer y comprar 5 g de drogas como marihuana, trufas, pasteles espaciales o hachís es muy tolerado. Además, no puedes ser enjuiciado por menos de esta cantidad.

Los distintos tipos de cannabis potentes que puedes conseguir aquí contienen un 15% de tetrahidrocannabinol o THC. Este es el principio activo que pone a “volar” a las personas. Cualquier droga con más de 15% de THC es considerada como droga ilegal.

Poseer y comprar 5 g de drogas como marihuana, trufas, pasteles espaciales o hachís es muy tolerado.

Si deseas probar estas drogas ten mucho cuidado, incluso los fumadores más regulares no soportan la droga local. También ten en cuenta que beber alcohol y fumar tabaco (bien sea mezclado con marihuana o simple) es completamente ilegal.

Bares y comida

En la zona también puedes encontrar casas de degustación de ginebra holandesa, bruin cafés, Brouwerij de Prael (una cervecería independiente) y sitios para comer. La comida rápida incluye especialidades locales, como las patatas fritas con mayonesa y panqueques.

También hay una gran cantidad de máquinas dispensadoras FEBO que ofrecen bocadillos fritos en las ventanas automáticas. Donde más las puedes encontrar es en el extremo oriental del distrito, junto con muchos restaurantes en el barrio chino de Ámsterdam.

Otros clubes y Pubs en el barrio rojo de Ámsterdam

El barrio rojo no solo trata de cafeterías con cannabis o prostitución. También puedes encontrar muchas tiendas de sex shops, strip clubs, peep shows, cafeterías holandesas. Pero también puedes disfrutar de actividades culturales como el Museo del Erotismo, el Museo de la Prostitución y el Museo del Cannabis.

Nicolás Veracierta recomienda: Visitar el barrio rojo de Ámsterdam

Es mucho mejor visitarlo por la noche.

Si no te ofendes fácilmente y quieres vivir una experiencia un poco más fuerte. Hay muchos espectáculos de sexo en vivo. La mayoría se celebran en los teatros Moulin Rouge ubicado en Oudezijds Achterburgwal 5-7 y en la Casa Rosso en OZ Archterburgwal.

El barrio rojo también cuenta con muchos bares y cines gays ubicados en Warmoesstraat. Pero si los calles de luz roja no llenan tu curiosidad, también hay unos cuantos burdeles y casas privadas que ofrecen una manera mucho más tradicional de prostitución.

¿Cuándo visitar el barrio rojo de Ámsterdam?

Si sientes curiosidad de visitar el lugar, debes hacerlo de noche. Durante el día el distrito es poco animado y atractivo. Puedes encontrar mujeres en las ventanas. Pero la acción comienza a partir de las 11 de la noche cuando el distrito de llena de gente y las luces de neón se encienden. Luego todo empieza cerrar entre las 2 y 3 de la mañana.

Comportamiento y precauciones al visitar el barrio rojo

Como mencionamos anteriormente, está prohibido filmar y fotografiar a las mujeres en las ventanas. De hecho, encontrarás muchos carteles recordándote no hacer esto. Si decides hacer caso omiso, las cosas se pueden tornar peligrosas ya que las mujeres se lo toman muy en serio y pueden ponerse agresivas.

Esta misma regla se aplica para los clubs de striptease, el teatro de sexo o un peep show. De manera que si visitas estos lugares, lo mejor es mantener tu cámara guardada y tu teléfono en el bolsillo. Sino, podrías ser expulsado del lugar en el mejor de los casos, y en el peor te quedarías sin tu cámara o teléfono.

Visitar el barrio rojo de Ámsterdam en grupo es mucho más seguro que ir solo. Así que trata al menos de conseguir a alguien que quiera acompañarte.

Al ser un lugar con tantas personas, debes tener especial cuidado con los carteristas. Una buena manera de evitar esto es visitar el lugar en grupo o al menos con una persona que pueda acompañarte y evitar atraer su atención.

Nicolás Veracierta recomienda: Visitar el barrio rojo de Ámsterdam

Una forma diferente de ver la ciudad

Y por ninguna razón le compres a distribuidores. No importa si se trata de drogas, refrescos o incluso una bicicleta. Podrías encontrarte con la ley y tener serios problemas.

Quizás has escuchado que visitar el barrio rojo de Ámsterdam no es una buena idea, pero la verdad no es un lugar peligroso. De hecho, es una zona muy segura y hay muchos turistas prefieren dormir en los hoteles del lugar por su cercanía y por lo emocionante que es la vida nocturna de Ámsterdam. Sin embargo, si quieres pasar una noche más tranquila también puedes encontrarte con muchos hoteles un poco a las afueras del barrio rojo.

Ver fuente

Relacionados