­397 kilómetros de los más bellos paisajes italianos: la Toscana es uno de los destinos imperdibles al visitar Europa. Ubicada en la parte central de Italia, se extiende desde los montes Apeninos hasta el mar Tirreno, en la costa oeste del país. Hermosa combinación de tradiciones, arquitectura y campos llenos de verdor que reflejan el mayor romanticismo de la cultura italiana. Una atmósfera ideal para retratar una foto inolvidable. Estos son sólo algunos de los lugares más emblemáticos con los mejores recorridos turísticos.

Nicolás Veracierta recomienda: Visitar La Toscana en verano, una elección perfecta

San Gimignano. Pequeño pueblo ubicado y rodeado de colinas, ofrece montones de torres medievales que permiten la mejor de las vistas hacia las montañas y praderas. Los amantes del arte quedarán fascinados con los frescos del maestro Benozzo Gozzoli localizados en la iglesia de San Agustín, o aquellos que embellecen la decoración de la iglesia Colegiata.

Val d’Orcia (o Valle de Orcia). Región que se extiende en el epicentro de la Toscana, en aproximación a la frontera con Umbría. Cultivos y colinas homogéneas atravesadas por el río Orcia (de ahí proviene el nombre), pintorescos pueblos y escenarios magníficos como sacados de cualquier obra de arte de la época del renacimiento Todo esto caracteriza el panorama de esta zona, la cual ha sido incluida en las ciudades Patrimonio de la Humanidad de UNESCO. En el corazón del valle se erige Pienza, ciudad típica del renacimiento que aporta innumerables piezas de arquitectura invaluable como iglesias, edificios históricos y plazas. Por ejemplo, los palacios del centro histórico Piccolomini, Borgia y Comunale.

La Toscana también ofrece mucho atractivo en sus mayores ciudades: de hecho hay centenares de museos y sitios culturales por visitar que, sobretodo en verano, se llenan de turistas en búsqueda de las maravillas artísticas que se encuentran por ejemplo en la Galería Uffizi o la de la Academia, que ciudades como Florencia brindan a sus visitantes. Para quienes estén interesados en visitar dichos sitios culturales es recomendable buscar en la web algunas herramientas que pueden ayudar a agilizar las visitas: a menos que os guste hacer largas filas y esperar horas de pie para entrar a algún museo, la compra de billetes en línea y con anticipación es la mejor idea. Páginas como Musement permiten revisar la oferta de museos y tours en Florencia y en muchas otras capitales, además de reservar o comprar directamente las entradas y llevar consigo los billetes de manera electrónica en el móvil.

Entre las ciudades de la Toscana, Florencia y Pisa son probablemente las más famosas. Ya sea de compras en los mercados de Borgo di San Lorenzo, ya sea tomándose una foto sosteniendo la torre de Pisa en la Piazza dei Miracoli, o bien, recorriendo los jardines del Palazzo Pitti; estas dos ciudades ofrecen una aventura mediterránea inolvidable y un conjunto de obras artísticas que muchos países le envidian. Por último, podemos mencionar a Siena. Pequeña ciudad, pero no por eso menos importante, cuyos orígenes se remontan desde el imperio romano. El Museo dell’Opera, el Museo dei Fisiocritici y la Chiesa di San Doménico son lugares obligados en esta ciudad, y si tenéis la oportunidad de visitar en los meses de julio y agosto, podréis presenciar las fiestas típicas del Palio.

Ver fuente

Relacionados