Nicolás Veracierta- Aunque muchos de los monumentos de la ciudad antigua han sido destruidos por los terremotos y la contaminación, Katmandú, la capital y mayor ciudad de Nepal, continúa siendo uno de los destinos exóticos que todo viajero del mundo sueña con visitar. Sobran las razones y Nicolás Veracierta te enumera tres de ellas:

1. Barrio de Thamel: para comprar y sentir la energía de la ciudad

Nicolás Veracierta- Thamel
Nicolás Veracierta: Barrio de Thamel

Es el barrio más turístico de Katmandú. Sus callejones están repletos de puestos con productos locales y gastronomía tradicional nepalí como el Dal Bhat, los momos, los Sel roti, una extensa carta de curris y los refrescantes lassi. Allí, además, convergen la mayor cantidad de alojamientos, por lo cual es posible encontrarse con viajeros procedentes de todas partes del mundo, afirma Nicolás Veracierta.

2. Plaza Basantapur: para conocer la historia de la ciudad

Nicolás Veracierta- Durbar
Nicolás Veracierta: Plaza Basantapur

También conocida como plaza Durbar, se encuentra en las cercanías del barrio de Thamel. Es uno de los lugares más emblemáticos de Katmandú. Allí se encuentra el antiguo palacio real de Katmandú, decretado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

3. Templo de Boudhanath Pashupatinath: para encontrarse con la religiosidad

Nicolás Veracierta- colores
Nicolás Veracierta: Derraman pintura hacia la estupa

Es el lugar más sagrado de Katmandú y es la estupa esférica más grande de Nepal. A las 7:00 am se realiza un ritual en el cual los lugareños y visitantes caminan tres vueltas alrededor de la estupa repitiendo el mantra Om mani padme um mientras derraman pintura hacia la estupa. En las cercanías, se encuentra un templo hindú en el que se pueden apreciar las ceremonias de cremación de los difuntos.

Nicolás Veracierta: Y en las afueras…

  1. Patan: una de las ciudades más bonitas de Nepal. Palacios, templos, edificios históricos y mucha gente andando por las calles o sentada viendo a otros pasar.
  2. Bhaktapur: una ciudad antigua, artística y mucho más tranquila.
  3. Kirkipur: un pueblo que aún conserva lo más auténtico de la cultura nepalí.

La organización de todos los espacios en Katmandú está regulada por principios míticos tanto del islam como de influencias provenientes de la India y del Tíbet. Más de dos mil templos y monumentos se encuentran en el valle y fueron construidos con madera esculpida y policromada, ladrillos rojos y techos de cobre, lo que le otorga el característico color al paisaje de la ciudad nepalí.

 

 

Por Nicolás Veracierta

Relacionados