Hay quienes viajan para conocer nuevos destinos, sin embargo estas aventuras implican conocer a través del paladar. Para esos foodies o amantes del buen comer, acá una breve lista, por Nicolás Veracierta, de destinos exóticos para saborear el mundo en un bocado.

  • Tailandia

La comida tailandesa es el resultado de la combinación de platos de India, China y Oceanía, pero con una sazón propia en sus curris, sopas, fideos, arroces, cerdos y mariscos. Sus condimentos y su salsa de pescado otorgan sabores y aromas únicos en los cuales lo salado, lo amargo, lo dulce y lo picante están en perfecto equilibrio.

¿Dónde comer?

En cualquiera de los puestos callejeros de Bangkok como lo hacen los lugareños cada vez que salen a buscar almuerzos y cenas. Frescura, calidad, higiene y precios menores a un euro por plato hacen de este destino uno de los favoritos por los chefs del mundo.

  • Vietnam

La cocina vietnamita es una de las más variadas del sudeste asiático y se dice que consta de más de 500 platos. Cada región varía las preparaciones del pollo, pescados, mariscos, tallarines y, por supuesto, de las sopas y estofados que se comen en cualquier momento del día. El sabor de la lima kaffir es la distinción de la gastronomía vietnamita. ¿Quién la recomienda por su precio y calidad?… Anthony Bourdain.


Anthony Bourdain No Reservations Vietnam There… por easytelevision

  • San Francisco, EEUU

La inmigración ha enriquecido la gastronomía de esta ciudad en la costa oeste de los EEUU. Hoy, la comida de San Francisco posee influencias orientales (proveniente del Chinatown), europeas (presentes en Little Italy) y latinas (en Union Square). La recomendación es todo lo que provenga del mar, pues las piezas llegan frescas a los muelles… ¡Y no olvidar un recorrido por Napa Valley! La región vinícola de los EEUU.

  • San Sebastián, España

Concentra la mayor cantidad de bares de pintxos (tapas) y de restaurantes con estrella Michelin por metro cuadrado. Sus míticas barras de pintxos del Casco Viejo son consideradas las pioneras de la “cocina en miniatura”.

Además del pasaporte, no hay que olvidar el tenedor… ¡Buen provecho!

 

 

Relacionados