Se acercan las vacaciones decembrinas y son muchos los que quieren desconectarse del estrés para vivir una aventura romántica y tranquila. Para ellos, presentamos los destinos exóticos más románticos del mundo.

  • Verona

La ciudad de los enamorados”, “la ciudad de Romeo y Julieta”, “la Verona de Shakespeare”, ¿falta decir algo más para convencerte de que es un destino para los amantes?. Es una ciudad que muestra la síntesis de la historia de Italia en sus restos romanos, callejones medievales, construcciones renacentistas, de la Verona de la dominación francesa, de la Verona austríaca y, por supuesto, de la Verona de la Unificación italiana.

Porque el amor en Francia se vive más allá de París, este lugar tiene todo para propiciar el romance: la bahía, la ciudad vieja y paisajes bucólicos rodeados por murallas. Todo un museo al aire libre que, desde su restauración, se encuentra libre de vehículos para que sus visitantes y ciudadanos puedan recorrer la zona a pie como en tiempos remotos.

  • St. Andrews

Un destino para los amantes de las excursiones. Es una de las ciudades más antiguas de Escocia y que aún conserva mucho de sus restos. Basta un día para recorrerla a pie y dejarse atrapar por su atmósfera medieval y rincones fotogénicos. La tranquilidad de este lugar propició el amor entre los duques de Cambridge.

  • Hangzhou

Por sus increíbles paisajes naturales es considerada desde el medioevo como el Paraíso terrenal. Este lugar de China es propicio para la reflexión, el encuentro y la armonía de las parejas. Sus templos, pagodas y demás edificaciones llaman a la oración y a la espiritualidad, según Nicolás Veracierta.

  • Guanajuato

La ciudad colonial mexicana posee un singular estilo neoclásico y barroco en las que cada rincón es un lugar legendario lleno de serenatas. Uno de los sitios más famosos es el Callejón del beso, tan estrecho que las parejas pueden besarse desde balcones opuestos.

Aprovecha para visitar alguno de estos destinos y revive el amor para iniciar el nuevo año que está por venir.

 

Por Nicolás Veracierta

Relacionados