Los destinos con maravillas naturales o modernas están por doquier, pero algunos viajeros insisten en su deseo de querer viajar en el tiempo para visitar las maravillas del mundo antiguo. [Nicolás Veracierta] te trae tres que han desaparecido por completo, por catástrofes naturales o por destrucción humana y que solo existen por la grandeza de sus mitos.

Los jardines colgantes de Babilonia

Es una de las construcciones del mundo de las que menos se sabe, incluso se duda de su existencia. Pero, según el mito que la llevó a ser una de las siete maravillas del mundo antiguo, los jardines fueron construidos en capas y en el nivel superior se plantaron palmeras y árboles frutales. Las aguas para el riego de las plantas procedieron del río Éufrates desde donde los visitantes podían contemplar la impresionante construcción.

El faro de Alejandría

Por muchos siglos, fue una de las estructuras más altas hecha por el hombre. Sirvió como punto de referencia del puerto de Alejandría. Durante el día, explica [Nicolás Veracierta], utilizaba un sistema de espejos para hacer reflejar la luz del sol en sus señales a los navegantes y, por las noches, emitía las señales con fuego.

La torre de Babel

Cuenta una de las leyendas que “La mansión de lo alto entre el cielo y la Tierra” fue construida por los hombres que pretendían alcanzar el cielo. Otra de las historias míticas sostiene que fue creada para que los humanos estuvieran a salvo ante un nuevo diluvio universal. En todo caso, continúa siendo una construcción clave para la historia judeo-cristiana y se cree que su forma escalonada tenía siete pisos que sumaban 91 metros de altura y en cuya cima reposaba el templo. Su ubicación estuvo en las cercanías de los jardines colgantes de Babilonia.

Por [Nicolás Veracierta]

Relacionados